¿Cómo arreglar una puerta corredera que no cierra bien?

El modelo de las puertas correderas o corredizas son una opción común en los hogares, pues su mecanismo nos promete ahorrar espacio, ideal para lugares pequeños o simplemente cuando queremos optimizar su uso.

Sin embargo, es necesario evaluar las necesidades de nuestro hogar antes de elegirlas pues a pesar de lo maravillosas que nos puedan parecer, no son adecuadas para todos los lugares.

Otra particularidad de este elemento es que, después de un tiempo de uso, su mecanismo puede presentar el pequeño inconveniente de no cerrar bien. Pero vamos, que a las puertas abatibles también les sucede.

Así que, antes de entrar en pánico y decidir tirarla y comprar una nueva es importante saber que este es un problema común y es posible solucionarlo de manera sencilla y ahorrar ese dinero.

Ventajas y desventajas de las puertas correderas

Por supuesto, antes que nada, vamos a conocer las ventajas y desventajas que ofrece la instalación de este modelo:

Ventajas:

  • El espacio, siempre necesitamos más espacio y estas puertas nos lo promete. No sólo físicamente sino visualmente la fusión de dos espacios genera la sensación de mayor amplitud.
  • Te evita cerrar a tus espaldas en espacios como despensas.
  • Es ideal para baños muy pequeños.

Con respecto a la primera ventaja debemos tener en cuenta que las habitaciones que conecte nuestra puerta corrediza deben tener el mismo suelo y la misma altura. Pues de lo contrario no se logra el efecto deseado.

Por otra parte, también es importante tener en cuenta que las puertas deben ser del suelo al techo porque sino tampoco lograremos darle fluidez y conectar los espacios. Es decir, las que tienen dinteles de dos metros no nos funcionan.

Así mismo, estas deben ser anchas, las de setenta y dos centímetros no nos valen. Claro, si nuestro objetivo es el de lograr continuidad. Ahora, si nuestras razones son más prácticas, como por ejemplo, el que nuestro espacio sea muy pequeño y no se pueda colocar una puerta abatible, entonces ya es otra historia.

puerta corredera no cierra bien

Desventajas:

  • No aíslan acústicamente, es decir, a diferencia de las puertas abatibles, a través de esta se filtran más sonidos. Por lo que no resultan adecuadas si en nuestra cotidianidad necesitamos momentos de silencio.
  • Impiden el uso de la pared donde se empotran. Por lo que no es posible colocar muebles o instalaciones en estas, inutilizando las múltiples posibilidades que podría tener ese espacio. 
  • El ahorro de espacio puede no muy grande, ya que de igual forma se necesita tener el espacio de paso libre.
  • El premarco puede ser caro, incluso más que la misma puerta.
  • Es menos ergonómica que las puertas abatibles, ya que deslizar es más complicado que abatir. Hay que tenerlo en cuenta sobre todo en habitaciones muy transitadas donde puede que necesitemos empujar la puerta con nuestro cuerpo. Bueno, las puertas correderas complican este proceso.

¿Por qué se atascan las puertas correderas?

Como mencionamos al principio, el atasque de las puertas corredizas es un problema común, pero ¿por qué les pasa esto a las puertas corredizas?.

Bueno, cuando estas son de madera, hay que tener en cuenta que este material sufre cambios de temperatura, lo que hace que se abombe e hinche, alterando su estructura y causando ese problemilla.

Por otra parte, es posible que el atasco lo esté produciendo el desvío de alguna de las ruedas de la guía o que por la suciedad acumulada esta no pueda cerrar bien. Sin embargo, el asunto puede ser también el desajuste de un tornillo de los herrajes lo que la hace estar desnivelada.

¿Cómo arreglar una puerta corredera que no corre bien?

Por lo que vimos pueden existir múltiples razones por las cuales la puerta corrediza no se desliza adecuadamente. A continuación, veamos unos cuantos pasos que nos pueden ayudar para su reparación:

  • Primero tenemos que verificar la limpieza de las guías, pues en muchas ocasiones, la suciedad es la culpable de que nuestras puertas se atasquen. Así mismo, debemos comprobar la limpieza de rodillos, pues en ocasiones se llenan de pelusas.
  • Con ayuda de un aspirador podemos realizar la limpieza de estas zonas.
  • Si lo anterior falla, es necesario ajustar los herrajes con un destornillador. Al apretarlos la puerta asciende y al aflojarlos la puerta desciende, es necesario ir comprobando. Eso sí, tenemos que ajustarlos todos.

Bien, ya nos dimos cuenta de que es muy fácil reparar este pequeño problema. Y lo que es una muy buena noticia: a bajo coste.

Por supuesto, no podemos dejar de recordar que el mantenimiento y cuidado periódico de los elementos de nuestro hogar son fundamentales para ahorrarnos unos cuantos dolores de cabeza. Que aunque eso no nos hace del todo inmunes, si disminuye en gran medida el deterioro progresivo de la casa.

Call Now Button