Pilonas o bolardos: tipos y cómo se instalan

La seguridad es definitivamente una prioridad para todos, nos encontremos en zonas públicas o privadas, siempre deseamos sentirnos a salvo.

Hoy en día esta necesidad se hace más acuciante debido a la amenaza que representan actos de índole terrorista, cuyos efectos inciden sobre toda la población y ante los que todos nos preocupamos.

Por ello, en el mercado existen diversas alternativas en pro de establecer mecanismos para salvaguardarnos. Una de ellas son las pilonas de seguridad.

¿Qué es una pilona o bolardo?

Una pilona, también conocida como bolardo, es un poste de baja altura. Son fabricados con materiales como metales u hormigón.

Su función es impedir o regular el paso de vehículos a zonas peatonales o a urbanizaciones con acceso restringido. Por ello van ancladas de distintas maneras al piso donde se ubican.

Se diferencian con los pivotes en que la estructura de estos últimos es más delgada, mientras que la forma de las pilonas es más maciza.

Tipos de pilonas

En el mercado se encuentran diversos tipos y modelos de pilonas, ya que varían en su funcionalidad de acuerdo a los requisitos de cada espacio.

Así mismo, los materiales en las que son fabricadas son diversos. Se pueden encontrar bolardos en aluminio fundido, acero inoxidable o hierro.

Pilonas automáticas

Al ser un sistema automático, descienden en el suelo, hasta quedar a ras del mismo y permitir el acceso de los vehículos. Pueden ser controladas a través de dispositivos como tarjetas de proximidad, teclados numéricos, mandos a distancia, u otros.

Estas, también conocidas como bolardos retráctiles, son recomendables para lugares de alta afluencia, pues su mecanismo está diseñado para un alto funcionamiento.

pilonas automaticas

Pilonas semiautomáticas

Se acciona mediante el desbloqueo de una llave, es recomendable para los lugares con un promedio de acceso de menos de 50 vehículos diarios.

Pilonas fijas

Por supuesto, existen bolardos cuya funcionalidad no requieren su movimiento y por lo cual son fijos y estáticos, sin el mecanismo de descender o ascender. Se empotran en el suelo mediante anclajes resistentes.

Pilonas extraíbles

Similares a las pilonas fijas en cuanto a estructura, con la particularidad de tener la posibilidad de ser extraídas, ya que se fijan al suelo mediante una placa de anclaje.

¿Cómo se instalan las pilonas?

Por lo que hemos visto, las pilonas son elementos importantes en materia de seguridad. Ya que hay mucha variedad, es fundamental que cuando se tome la decisión de instalarlas, elijamos el tipo más adecuado.

Por esto debemos tener en cuenta: el suelo donde se colocarán, las dimensiones, el acceso a electricidad o no (importante para las pilonas automáticas), el tránsito vehicular y otros elementos.

Ahora, en el proceso general de instalación de las pilonas se emplean los siguientes elementos:

  • La fosa: es el agujero donde va a instalarse la pilona. Debe tener las dimensiones adecuadas teniendo en cuenta el modelo y el mecanismo del mismo.
  • Cilindro de cemento: la pilona cuando desciende al suelo se inserta en esta cavidad.
  • Drenaje: debe instalarse la tubería para el desagüe del agua de las lluvias.
  • Cajón: este protege la fosa y garantiza la vida de la pilona.
  • Niveles de los bolardos: la pilona se ubica dentro del cilindro de cemento y se alinean la parte superior con la calzada.
  • Relleno: se vacía en la fosa arena hasta alcanzar entre veinte a veinticinco centímetros de la calzada.

Por supuesto, este es el proceso de aquellos bolardos que se retraen en el piso. Para aquellos que son fijos la instalación puede ser más sencilla en ciertos aspectos.

Ventajas de las pilonas automáticas

Como pudimos apreciar hay diversos tipos de estos elementos urbanos que sirven para garantizar nuestra seguridad.

Cada uno tiene sus virtudes y por supuesto dependerá del uso que se le quiere dar. Sin embargo, podemos ver que las pilonas o bolardos automáticos ofrecen muchas posibilidades. Veamos algunas de sus ventajas:

  • Están diseñados para ser altamente resistentes.
  • Funcionan con sistemas hidráulicos cuya estructura está diseñada para un uso intenso y constante.
  • Es adecuado para lugares muy transitados.
  • El mecanismo de descenso de las pilonas tiene una respuesta rápida.
  • Pueden configurarse con horarios para mayor comodidad.
  • Pueden manejarse con dispositivos desde el automóvil.
  • A pesar de que funcionan con electricidad, en caso de fallo eléctrico el sistema sigue funcionando y es posible ocultar las pilonas, en caso de ser necesario, de manera manual.

Las pilonas o borlados son una excelente opción como medidas para controlar el acceso vehicular a nuestras urbanizaciones, lugares de trabajo e incluso como medidas de gestión urbana en las ciudades.

El mercado ofrece múltiples tipos de borlados para adquirir. Incluso son personalizables para formar parte de la estética que se encuentre presente y no desentonen.

Ya sea automática, semiautomática o fija, lo importante es que garanticen nuestra seguridad. Y por supuesto acudamos a profesionales certificados para que se encarguen de esta vital tarea.

Call Now Button